Un Pasado, un Futuro

documento fundacional

Introducción.

eDSC_0487

1.- Por historia compartida y por afinidad política desarrollada en una experiencia de más de20 años de militancia, hay una generación, que puede plantease el desafío común de coordinar políticas en el espacio de la centro izquierda o izquierda democrática, desde la diversidad de sus organizaciones actuales; ya sea en el Socialismo, el Radicalismo, el GEN, la Coalición Cívica y otras expresiones del campo democrático y popular

2.- Los compañeros que participamos de la experiencia del movimiento estudiantil, el reformismo universitario y las juventudes políticas que integraran Internacional Socialista en los años 90, y actualmente tenemos responsabilidades ejecutivas, legislativas, partidarias o se encuentran en lugares de relevancia social sean estos universidades, sindicatos, empresas y ONGs, nos planteamos el desafío de compartir un espacio que supere los límites partidarios, contribuyendo a crear y desarrollar un gran espacio político de centro izquierda, que ponga acento en la calidad institucional, la creación y re distribución de la riqueza, con una mirada de largo plazo, que exceda los turnos electorales venideros.

3.- Porque compartimos una identidad; porque compartimos un conjunto de objetivos a desarrollar y porque tenemos la ambición de organizarnos para hacer un aporte al país, nos proponemos iniciar un proceso de cooperación política y de debate sobre las alternativas y propuestas de la agenda futura del país. Queremos contribuir a desarrollar un Frente Político, institucionalizado y con claro programa de políticas públicas, que pueda ser visto por la sociedad como una alternativa de gobierno sería y previsible, y por tanto confiable para guiar los destinos del país.

Objetivos políticos en la actual coyuntura.

4.- Estamos en un contexto donde han avanzado acuerdos significativos en distritos emblemáticos, con la experiencia más antigua y experimentada en la provincia de Santa Fe, con una experiencia muy positiva reciente en la Ciudad de Buenos Aires y en otros distritos del país, con acuerdos que deben fortalecerse y extenderse. Podemos agregar que este conjunto de fuerzas ha obtenido, sea por medio de frentes electorales o por la suma de los partidos que lo integran, un piso significativo de votos cercano al cuarto de los emitidos en la totalidad del país, en las últimas PASO y elecciones de medio término.

5.- La experiencia de Internas Abiertas, Obligatorias y Simultáneas que tuvieron lugar a  nivel nacional y en varias provincia, configuran un nuevo sistema electoral para dirimir candidaturas entre las potenciales fuerzas que integren este Frente, que debe ser visto como una herramienta que podamos aprovechar, para destrabar los habituales conflictos de candidaturas y a la vez potenciar este espacio político, con el objetivo de dotar a esta alternativa socialdemócrata de un mecanismo institucional que permita dirimir los liderazgos electorales.

6.- Hemos dado un paso adelante en la unidad y cohesión de nuestro espacio en algunos distritos importantes, y hemos logrado capitalizar resultados positivos  desde muchos distritos en la elección de medio término. Pero las fuerzas políticas que lo integran aún no son un Frente Político y tienen por delante el desafío de pasar a constituirse en una fuerza de carácter nacional. Y es aquí donde consideramos que nuestro aporte específico, nuestra contribución, puede ser relevante.

7.- Queremos aportar a fortalecer dentro de los partidos que integramos esta visión estratégica de largo plazo, que debe materializarse en la construcción de una herramienta política nacional. Queremos aportar horizontes programáticos futuros, mejorar las diversas experiencias de gestión y legislativas en las que tenemos responsabilidades actuales, y para ello queremos abrir ámbitos de cooperación y trabajo en común a todo nivel. Debemos comenzar a generar este espacio de encuentro de las fuerzas de la centro izquierda democrática, desde el trabajo cotidiano que compartimos en diversos ámbitos.

8.- Nuestra tarea es consolidar un grupo generacional, que consciente de las distintas experiencias vividas en treinta años de democracia, defienda la constitución definitiva de un Frente común a todos los partidos del espacio, que presione a la unidad en la diversidad. Que busque las energías y la adhesión al espacio grande, sin perder de vista las identidades partidarias que lo integran.

9.- Para esta tarea es necesario la  construcción de instrumentos de cohesión (propuestas de políticas públicas, objetivos compartidos , tareas comunes, plazos para llevarlas a cabo, espacios de discusión generacional, etc.) en un contexto de garantías de competencia en el uso de los mecanismos institucionales actuales (internas abiertas simultáneas) para dirimir candidaturas, cuando las mismas no surjan de amplios consensos. Buscando competencia, participación social y cohesión política.

10.- La cooperación al interior del espacio es una tarea central. Las fuerzas territoriales, de gestión ejecutiva y legislativa, en definitiva deben tender a la cooperación al interior de la red que integramos, esto requiere salir de habituales mezquindades, y cálculos menores. También lo es la construcción de un lugar de producción propositiva para el desafío de gobernar la Argentina en el 2015.

11.- Hay escasos lugares de la Argentina que estén trabajando sistemáticamente sobre los problemas, y las propuestas, para un crecimiento económico sostenido con integración social. Son menos aún los lugares que estos se cruzan con los espacios políticos o partidarios. Esta carencias de ámbitos de pensamiento y debate estratégico, se constituye en uno de los déficit más visibles del país y nuestra fuerza política debe incorporarlo como un tema apremiante y tomar las medidas para su desarrollo al interior de la misma, con una vocación de participación social en este proceso.

12.- Sin pensamiento estratégico no aprovecharemos la oportunidad como la que tuvimos los últimos 10 años en la Argentina. Donde toda América Latina gozó de una década muy favorable para sus economías, con términos del intercambio muy distintos a los del pasado. No podemos seguir mal utilizando los recursos abundantes con los que se podía haber cimentado un proceso largo de desarrollo sostenido. Es correcto desarrollar un mercado interno de consumo masivo, pero imprescindible acompañarlo de fuertes inversiones públicas y promover las privadas tanto nacionales como extranjeras. Los gobiernos progresistas se han caracterizado por realizar fuertes inversiones que hagan sustentable el crecimiento, transformándolo en desarrollo económico y social.

13.- En este sentido pretendemos desarrollar lineamientos de propuestas estratégicas para los principales temas de carácter nacional, provincial y municipales. Pretendemos cualificar las propuestas, las experiencias de gestión, las experiencias legislativas y la calidad tanto de nuestros partidos políticos como de los Frentes que formamos parte. Este proceso debe ser llevado a cabo con participación de especialistas en los temas que señalamos como centrales, con participación también de actores económicos, sociales insertos en los ámbitos que consideramos relevantes para el desarrollo de dichas políticas.

Debate de algunos elementos centrales de nuestros desafíos futuros.

  • Nuestro vínculo indisoluble con la democracia. Nacimos en la experiencia democrática más profunda del siglo XX en nuestro país, la desplegada en los 80. Fue fundante su intento de evitar los antagonismos que marcaron la historia argentina, sin desconocer la confrontación ni la disputa, pero previo dialogo en un clima de tolerancia. Sin implicar por ello el menoscabo del despliegue que una agenda de izquierda democrática tiene implícitos. El dialogo, la tolerancia y el respeto por la ley y las instituciones, son elementos centrales de nuestra cultura política, y se diferencian de los que se expresan en la  lógica de amigos enemigos,  que evitan profundizar debates plurales, que impiden cualificar las medidas de políticas públicas, necesarias para el crecimiento colectivo. El debate sobre nuestra historia de antagonismos potencia uno de los problemas de la cultura de convivencia argentina, con desapego por el otro y el no reconocimiento de lo público como un valor social supremo. La parte y la facción se arroga un derecho supremo sobre la voluntad colectiva, no siendo posible la instauración de un comportamiento sujeto a reglas y leyes. El robo para la corona fue resignificado en lógica setentista, por el relato, pero ha sido incapaz de modificar el daño que esto produce en el Estado y la sociedad. Tendremos en los próximos años el desafío de proponer caminos de salida del pensamiento dicotómico hacia al pluralista. Deberemos retomar el camino democrático de una sociedad abierta. Subsanando las heridas ocasionadas del antagonismo esteril. Además resulta fundamental recuperar en el accionar concreto de las gestiones de gobierno, la separación nítida entre Estado, Gobierno y Partido Político. No puede ser todo una misma cosa. Es impresindible garantizar una clara división entre función pública y negocios privados,  para dotar al sistema de una indispensable separación de interés y transparencia de gestión.
  • Crecimos en organizaciones que nos enseñaron el sentido del esfuerzo colectivo, la responsabilidad de la militancia y la pasión por causas que nos trascienden, sin creer que los militantes deben ser héroes, aprendimos a valorar lo colectivo y el esfuerzo individual en ese contexto. Valoramos los partidos políticos como organizaciones centrales del sistema político Argentino. En un contexto internacional más amplio, miramos con entusiasmo las experiencias de la izquierda democrática, de nuestros vecinos Chilenos, Brasileños y Uruguayos, como las experiencias de las socialdemocracia europea, para aprender de sus aciertos y errores. Pensamos el Mercosur como una apuesta económica, política, social y cultural que debe expandirse.
  • Aspiramos a una sociedad más igualitariaque recupere niveles de integración social perdidos en las últimas décadas, en un contexto de crecimiento de las libertades individuales, imprescindibles para el desarrollo de la vida privada. Estos dos elementos son fundantes de la ciudanía social que aspiramos llegue a cada uno de los Argentinos. Por ello perseguimos modelos sociales, que establezcan pisos comunes de bienestar con acceso a un piso mínimo de ingresos garantizados, y servicios públicos que garanticen derechos ciudadanos básicos, como los son de educación, salud, seguridad, vivienda, transporte y energías, que posibiliten el aumento de los márgenes de capacidades ciudadanas en el marco de libertad para la convivencia privada. Reconocer en este sentido como unos de los problemas centrales de la sociedad argentina, que la misma, está experimentando niveles inaceptables de diferencias sociales entre los que más tienen y los que menos tienen. Estas desigualdades extremas transcurren existiendo recursos suficientes para brindar un piso mínimo de bienestar a todos los habitantes de nuestro país. Las areas  de estas transformaciones son: una reforma fiscal, planes de mejoras en la calidad de los servicios públicos de calidad, un piso de ingresos mínimos garantizados a todos en los sistemas de seguridad social. Debemos priorizar, jerarquizar como política central de nuestros gobiernos la educación pública de calidad, en particular en los niveles iniciales y primarios, para que la educación contribuya a disminuir la desigualdad en vez de reforzarla. Un párrafo en especial merece la seguridad ciudadana ya que  ninguno de los objetivos previos son posibles sino recuperamos en la totalidad del territorio las leyes que se fija el Estado y sus poderes legítimos. Debemos ir por los bolsones, que sobre todo en las grandes urbes, pretende obtener para si el delito organizado. Ello requiere una profunda reforma policial tanto en las fuerzas provinciales con en las federales. Sin ello no hay posibilidades de despliegue de mayores niveles de ciudadanía para todos.
  • La argentina tiene un déficit de su desarrollo económico, no puede escapar a una trampa cíclica en su historia,  que consiste en que cuanto más crece, necesita más de insumos importados, teniendo la misma estructura de exportaciones e ingreso de divisas, se produce un cuello de botella que impide afrontar pagos en dólares. Su estructura exportadora está muy supeditada a la producción primaria. Necesita profundizar un desarrollo industrial que busque un perfil de inserción en los mercados globales mas allá de los productos  primarios y que sustituya algunas de las importaciones que estamos en condiciones de cubrir en las distintas cadenas de valor. La abundancia de recursos naturales; granos, minerales, combustibles fósiles, riqueza ictícola, etc. requiere de medidas que incorporen valores agregados a los mismos y cuiden los equilibrios del mercado interno y su crecimiento integrado social y productivamente, respetando los equilibrios ambientales que permitan un desarrollo sustentable del país y las regiones donde están insertos. Hay que desarrollar nuevos sectores dinámicos que garanticen el ingreso suficiente de divisas para que el desarrollo sea sustentable. Esto requiere recomponer el autoabastecimiento energético, las infraestructuras de transporte (trenes fundamentalmente) y puertos, como puntos críticos de una estrategia nacional
  • Creemos en la fortaleza del  Estado, un estado inteligente, con capacidades de planificación, gestión y evaluación. Hoy tenemos un estado que gasta sumas importantes en servicios sociales que son brindados de manera ineficiente 6% del PBI en educación con magras evaluación de resultados. Crecientes subsidios al transporte, con pésimo servicios. Así podemos seguir con la salud, la vivienda, la seguridad ciudadana, la deficiente gestión de Aerolíneas Argentinas, etc. Venimos de la Universidad y respetamos la producción de conocimiento, el espíritu crítico y valoramos  su vínculo para cualificar a las políticas públicas. Cuestión central para una recuperación de las capacidades estatales. Conocimiento, capacidades de gestión, planificación estratégica, evaluación de las políticas y la gestión pública son centrales en la recuperación de capacidades estatales, versus improvisación, ausencia de planes, de burocracia calificada, superpoblación de favores y corruptela, de capitalismo de amigos.
Anuncios