Luego de muchos años volví al Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación, recuerdo que la última vez que ingresé al edificio de la calle Sarmiento fue para exigirle al entonces Ministro de Justicia, Anibal Fernandez, la reapertura del CUD que había sido cerrado por Alejandro Marambio. La respuesta de entonces fue salvaje, más traslados y golpes para quienes querían estudiar y campañas sucias sobre los docentes y autoridades de la Universidad de Buenos Aires.
Hoy fui convocado por el Ministro German Garavano y el Subsecretario de Asuntos Penitenciarios Juan Mahiques, el motivo fue el de dar inicio a la mesa de trabajo de estudio y análisis para la Reforma del Sistema Penitenciario.
Las autoridades del Poder Ejecutivo abrieron el encuentro reconociendo la actual situación de las cárceles en Argentina. La corrupción, la tortura y los malos tratos fueron parte del diagnóstico que asume que en las cárceles el Estado hace lo mismo que el código penal reprocha.
Queda mucho trabajo por hacer, se abre el tiempo del trabajo en comisiones donde debatiremos sobre la finalidad de la cárcel, el rol del personal penitenciario, el tratamiento, organización de la prisión y la tortura entre otros tantos temas.
Hoy se dio el primer paso, aquel que nos fue negado durante mucho tiempo.
Podemos cambiar la carcel, vamos a reformar el modelo penitenciario argentino.
Captura de pantalla 2016-02-29 a las 9.28.59 p.m..png

Anuncios