Inicio

Bienvenidos a la prisión

Deja un comentario

captura-de-pantalla-2016-11-07-a-las-21-21-21

Por Leandro Halperin

 “Hasta el 10 de diciembre del año pasado las fuerzas de seguridad, entre las que incluyo el Servicio Penitenciario, se autogobernaban. Esto se terminó”
María Eugenia Vidal
 

En las cárceles argentinas es muy común que los nuevos habitantes sean recibidos con una “bienvenida” que consiste en la aplicación de golpes de puños y patadas que suelen ser acompañados por una variada gama de insultos; todo esto es realizado por empleados estatales (que financiamos todos) agrupados en una organización llamada Servicio Penitenciario que tiene como misión, velar en contextos de encierro, por el cumplimiento de la ley en vez de violarla.

La aplicación de estos hechos de tortura y otros tratos crueles, inhumanos y degradantes es sistemática y estructural en el sistema penitenciario argentino. Los administradores de la penitencia buscan la rápida comprensión por parte del detenido sobre las reglas que imperan en su nuevo alojamiento. De esta forma son anoticiados que lo que en el medio libre se llama derech14611081_10211247504491750_1945645748548743022_nos, en la prisión se convierten en privilegios, y que su acceso queda reservado para aquellos que acepten que la regla es la inexistencia de la ley. Todo esto agravado por la presencia permanente del Estado que en ocasiones se convierte en victimario y agrava las causas que llevaron a muchos a la prisión, a la vez que favorece la reincidencia en el delito con su mal actuar. Más

Anuncios

El país que no miramos

Deja un comentario

En Bastión Digital publicaron este artículo que escribí sobre la situación del sistema penitenciario después de la fuga de Alvear.

Captura de pantalla 2016-01-19 a las 14.25.08.png

¡Oh, libertad gran tesoro!

porque no hay buena prisión,

aunque fuese en grillos de oro.

Lope de Vega

 

La fuga de los hermanos Lanatta y de Victor Schilacci obligó al conjunto de la sociedad a observar una situación que la mayoría preferiría no mirar.

Tras los muros que ocultan a la prisión, el Estado se convierte en delincuente cuando hace, tolera y/o promueve lo mismo que reprocha a los más de sesenta y nueve mil presos que aloja; en las cárceles de nuestro país se mata, viola, tortura, venden drogas y roban en lugares que financiamos con nuestros impuestos, vigilados por funcionarios públicos que tienen como tarea evitar que todo eso pase. Y además motivar a los prisioneros con herramientas que les permitan, en su regreso al medio libre, integrarse de manera no conflictiva. Más