Inicio

El Rio de la Plata nos une

1 comentario

Los estudiantes de derecho de la Universidad de la República (Uruguay), organizaron el “XIV Congreso Nacional de Derecho Penal y Criminología” y me invitaron a exponer junto a Roy Vitalis, un estudiante de Ingeniería que está detenido en el penal de Punta de Rieles, en un panel al que llamaron “Educación a pesar de la cárcel”.

Finalmente a Roy no lo autorizaron a ir pero grabó un video en donde cuenta lo importante que sería poder llevar adelante en los penales uruguayos una experiencia similar a la de la Universidad de Buenos Aires en las cárceles federales argentinas. También habló de como se vive en la mayoría de los penales charrúas y la situación no dista mucho de lo que ocurre en su cercano oeste, o sea, en nuestro país.

uruguay_cong

Luego llegó mi turno, conté la experiencia del Programa UBA XXII, su metodología de intervención, los objetivos y los obstáculos que durante estos años tuvo que sortear. La relación con el servicio penitenciario y el rol de la educación como herramienta indispensable para la mejora en el acceso a derechos fundamentales y también en sociedades que pretendan reducir la violencia y el delito con más igualdad de oportunidades. Más

Anuncios

En Tucumán avanza la Educación Superior en contextos de encierro

1 comentario

La Facultad de Derecho de la Universidad Nacional de Tucumán se suma a las universidades públicas que brindan educación universitaria en las cárceles argentinas.

Frecuentemente las cárceles argentinas son noticia; fugas, violaciones de derechos fundamentales, corrupción, son información cotidiana de un lugar donde el Estado se convierte en delincuente y el resultado que las políticas públicas pretenden lograr parece ser la reincidencia.

Intentando burlar ese abismo de lo inevitable, desde que la Universidad de Buenos Aires puso en marcha en 1985 el Programa UBA XXII, las universidades públicas promueven la educación superior y desarrollan acciones de extensión universitaria en las cárceles de la República Argentina.

El reconocimiento nacional e internacional, que tienen las acciones en contextos de encierro de nuestras universidades públicas, se debe al aporte que realizan en la integración al medio libre de manera no conflictiva, la reducción del daño que provoca la prisión, a la vez que; la Universidad colabora en la mejora del acceso al Derecho a la Educación.

20160505_Tuc_AEPSe suma ahora la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional de Tucumán, que suscribió un convenio de cooperación académica con el Ministerio de Gobierno, Justicia y Seguridad de la provincia “que garantizará el desarrollo de actividades tutoriales de la carrera de Derecho en los institutos penales.

El acuerdo también permitirá que los alumnos de la carrera de abogacía que se encuentren privados de su libertad tengan en la cárcel un espacio dedicado a actividades universitarias, convirtiéndose en la primera experiencia presencial de enseñanza superior intramuros en el norte de la República Argentina. Más

Educación, Seguridad y Derechos Humanos

Deja un comentario

Estuve en Quequen y Necochea invitado por la Juventud Radical. Hablamos sobre una de las principales preocupaciones de los Argentinos, la seguridad; lo hicimos desde una perspectiva integral que priorice la prevención porque sabemos que cuando interviene el derecho penal se llega tarde porque el delito ya ocurrió.

Debatimos sobre el rol de la educación, el sistema penitenciario y las fuerzas de seguridad en una Democracia que respete los derechos de todos, con un Estado que no viole la ley y asegure derechos.

Sabemos que tenemos la responsabilidad de proponer políticas públicas que resuelvan los problemas que tiene nuestro país junto a hombres y mujeres capaces de hacerlo.

Somos radicales y estamos convencidos que la Educación es una de las principales herramientas para construir sociedades integradas y en paz.

Estamos en toda la Argentina, vamos a cambiarla.

La educación en la carcel

Deja un comentario

La Universidad Nacional de San Martín brinda educación en contextos de encierro. Lo hace con mucho esfuerzo y compromiso. En sus aulas ubicadas dentro de la Unidad 48 de la cárcel de máxima seguridad de José León Suarez, desde el año 2008, sus alumnos estudian sociología, se capacitan en oficios y participan de talleres.

Captura de pantalla 2015-09-01 a las 20.30.21La falta de oportunidades en el ayer de muchos de los habitantes de las cárceles argentinas, no justifica lo que los llevó a estar en prisión; aunque ayudan a entender sus causas y a implementar políticas públicas que las aborden con eficacia en su complejidad.

La educación y la capacitación para el empleo no son medicina contra el delito, pero colaboran para que la vuelta al medio libre pueda ser inclusiva, a la vez que son derechos que la pena no cercena y que el Estado tiene la obligación de asegurar.

Más Universidades Públicas entran en la cárcel, se suman a la pionera iniciativa de la Universidad de Buenos Aires, el Programa UBA XXII; llegan para quedarse, dan acceso a las herramientas que solo la educación brinda, garantizan derechos, igualan oportunidades y aportan a la construcción de sociedades democráticas y seguras.

.

Para el diario La Nación, Sol Amaya estuvo con algunos de sus estudiantes y con Gabriela Salvini, la directora del proyecto, comparto con ustedes la nota realizada. (click aquí para la nota)

Carcel y Universidad

2 comentarios

Comparto con ustedes la introducción del informe que presentarán, en unos días, la Facultad de Derecho de la UBA y la Procuración Penitenciaria de la Nación, trabajo que tuve el placer de coordinar.

EDUCACIÓN UNIVERSITARIA EN CONTEXTOS DE ENCIERRO

30 años del Programa UBA XXII

La Democracia argentina está en deuda. Se crea en la cárcel como una justa retribución a una grave infracción, un espacio destinado a aumentar la vulnerabilidad de los seleccionados y someter a los excluídos, como el lugar donde se resocializarán aquellos individuos que han transgredido la moral hecha norma o no se crea en que debe ser utilizada; lo cierto es que el sistema penitenciario no cumple con la finalidad que la ley le otorga. No prepara para la vuelta al medio libre, estigmatiza y reproduce las conductas que sanciona.

Traspasando los muros de la prisión, el Estado se convierte en lo que dice prevenir, delinque y muestra su peor cara cuando deja de cumplir con su indelegable rol de garante de derechos para transformarse en su principal violador. Más